lunes, septiembre 19, 2005

Valeria Diuiz

Entonces, de nuevo coronados, tomaron sus arpas doradas, arpas siempre afinadas, que centelleando a su lado cuelgan como aljabas, y que con el dulce preámbulo de una encantadora sinfonía, introducen su canto sagrado, y despiertan arrebatos sublimes; ninguna voz exenta, toda voz puede unirse a esta partitura melodiosa, tal concordia hay en el cielo.
Jhon Milton
"El Paraíso Perdido"





Valeria Diuiz
Campinas - Brasil

1 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Your blog is great . If I can help, let me know. If you ever need in printing done, I'm sure you'd be interested in printable business cards Try printable business cards

2:43 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home